viernes, 4 de septiembre de 2015

personas de color




En mitad del bosque se ahoga un negro.
Y en el mar, en un crucero.
O en la playa contando granos de arena a principios de agosto,
o de julio. O en Punta Cana 
se ahoga un negro, o en Cuba, o en Costa Rica.

O en tu pueblo. Mientras canta el gallo del vecino.
Se ahoga en los Picos de Europa un negro.
Se ahoga en Ibiza, esperando la famosa puesta de sol, 
bailando el chunda chunda.
Todos los negros tienen ritmo, se ahogan
rítmicamente.

Mientras se sirven mojitos en la piscina del hotel, a las 8,
antes de la ducha y de la cena, se ahogan.

Antes de los cuatro gintonics, de cuatro ginebras y cuatro tónicas distintas
do, re, mi, fa, melódicamente,
se ahogan.

Y aromas -enebro lima pomelo regaliz pimienta- se ahogan.


En un monasterio del sur de Francia, en pleno retiro espiritual,
rompiendo el silencio con su chapoteo,
se ahoga otro negro.

Comiendo lechazo de Castilla
bebiendo vino del Priorato
se siguen ahogando.

En un albergue, en un cámping, en una casa rural, en el piso de un colega, el Camino de Santiago,
o tirado en un parque de Pamplona durmiendo la mona sobre la piel de un toro
los negros se ahogan.

En Venecia, en un hotel de cuatro estrellas se ha ahogado un negro hace un minuto.
En los fiordos noruegos un negro ahogado en la sauna.
En Nueva York, en Canarias, en Benidorm o en Murcia negros ahogados.

En la Al-hambra de Granada.

En la mezquita de Córdoba.

En el estadio Santiago Bernabeu.

Negros perdiendo pie, tratando de respirar aire en vez de agua salada.

En casa, después de salir de trabajar. En tu coche, en tu sofá, 
en tu cama.
En el paraíso de tus sueños. En todas partes.

En toda la mar y la tierra de nadie
naufraga la humanidad
mientras nadie
se ahoga.







No hay comentarios:

Publicar un comentario