miércoles, 25 de febrero de 2009

Transferencia positiva.



Me encanta la puerta blanca de mi baño.
Es una puerta clásica, sin alharacas,
para entrar y salir, y suele estar abierta de par en par,
exhalando el vapor blanco de la ducha,
regalando el aroma de su gel.

Los objetos que poseo:

he elegido algunos entre muchos
comparándolos en tiendas y catálogos.
Otros fueron escogidos para mí
por otra gente.
Eso no tiene que ver con su objetivo
ni con cómo se comportan.
Me he encontrado sorprendentemente cerca de sentir felicidad
mirando tan tranquilo esa puerta.
Esa puerta blanca clásica.
Mirándola, sin traspasarla.
Es como yo la imagino cuando no está;
como debería ser:
sencilla, profesional,
abierta.
Y no necesita demostrar nada.
No tiene pestillo, su retórica es otra.
Es curioso que la principal materia de esa tranquilidad
consista en comprobar que todo es
como nosotros suponíamos,
y cuando miro esa puerta ella me reconcilia con el mundo.
Su existencia convalida la carpintería de mi organismo,
al mirarla sé de qué va todo,
que puedo equivocarme o acertar
que la vida puede ser normal,
que existe un canon de belleza más pacífico,
que cada lado de una puerta siempre tendrá
su otro lado.
Que no se puede estar toda la vida cuerdo
ni toda loco.

lunes, 23 de febrero de 2009

El tiempo a vista de pájaro.

(foto: ibotamino)

Una playa infinita
y el tiempo, incansable,
paseando,
dejando huellas
por allá donde transita,
dejando
millones de miles de granos
de arena
inutilizados
cada paso
lado a lado.
Tenemos las cabezas
llenas de pájaros.
Ese y no otro es el problema.
Pájaros anacrónicos
sobrevolando arena,
sobrevolando mar,
sobrevolando huellas
de paso.
Quién se atrevería a pensar
que cada pájaro en el aire
nace en una piedra
en un zapato.

martes, 17 de febrero de 2009

Eco.



El ruido fuerte del tren del que acabo de bajarme
saliendo de la estación, adelantándome,
rugiendo como una amenaza,
comparando su estruendo con mi peso,
como si fuese a descarrilar, como si no
cupiese por el túnel de salida,
como gritaría un suicida.
Quiero gritar yo de miedo y pienso qué.
Te recuerdo inmediatamente,
bajo aquella autopista urbana
gritando te quiero, y era a mí.
Y no es justo, aún el tren no termina de salir.

lunes, 16 de febrero de 2009

Trato.



Trato de no parecer triste.


Solo, me hablo
y siento que, como suele ocurrir
con el resto de la gente,
hay palabras que no suenan igual
por los dos lados.


Al menos trato
de no parecer triste.


El camino que me trae hasta aquí es el que es,
no comprendo cómo puede parecerme
que el futuro está abierto a mis anhelos,
a mis decisiones, a mis algoritmos arcaicos.


Al menos trato...
no, no me justifico,
trato de no parecer triste.


Solo soy un analfabeto lleno de libros,
me gruño a mí mismo.
Sé lo qué parezco:
un perro persiguiendo su cola,
un extraño en el paraninfo.


Trato de no parecer triste
solo, sin zapatos.

sábado, 14 de febrero de 2009

San Valentín.



Hombres y mujeres,
y hombres,
y mujeres.
Y regalos.
Hombres, mujeres, regalos.
Y planes y palabras.
Y flores.
Y bombones.
Y retrasos.
Y finales premeditados.
Y fracasos.
Y convenciones.


Brindis y albornoces.
Y poemas, bailes,
y canciones, y zapatos,
y pisotones.

Te amos.
No llores.


San Valentín, patrono
de enamorados.
Palabras,
regalos.
Febreros,
catorces,
patrones...
pueriles almas...
robot de abril...
valiente santo...
el kiki DIN.

viernes, 13 de febrero de 2009

In Paths Untrodden


a Jorge del Valle



La hierba le dijo al árbol:
Los coches vuelan,
Y al árbol le temblaron las raíces de la risa.
Y la hierba insistió: no tiene gracia, insisto,
yo lo he visto.
Pero el árbol ya pensaba en otras cosas:
en el viento entre su fronda,
en los hongos a su sombra...
y la hierba repitió:
¡los coches vuelan!
Pero nadie le creyó.
Hasta que un coche voló
para darle la razón.
Dentro, su conductor reflexionaba:
la hierba es el cielo,
el suelo está vacío,
me voy a matar, de lo raro que es esto.
A veces la realidad se vuelve tan rara que resulta insoportable y nos morimos.
No es fácil ver el mundo dentro de un coche volador descontrolado,
sin embargo, la vida y la muerte no tienen nada que ver con lo que vemos,
por eso a veces no hay árboles en nuestro camino,
aunque invadamos su espacio aéreo.
Nosotros, como los árboles,
solemos tener la cabeza llena de pájaros
y creemos en dioses carpinteros.

martes, 10 de febrero de 2009

Sísifo.



No sé por qué
asigno mayor índice de verosimilitud
al cavilar sombrío que al luminoso.
Cual si la luz cegase,
cuando me siento alegre lo achaco a una embriaguez.

Por el contrario, en el borde del agua de cada depresión,
en cada coqueteo grave de negros agujeros que me succionarían,
me inclino a interpretar un estado de gracia. Es
como si en esos trances
pudiera ver fantasmas que a diario me rodean,
que diariamente ignoro como se ignora el aire
hasta que vuelve a ser vital, y como
si el aire natural fuese falto de oxígeno,
como si fuera malo respirar.

No sé por qué, pero sospecho algo.
Pues he intuido sombras que han de obedecer
a opacos cuerpos
y en ocasiones huyo por instinto.
Y lo más lejos que he llegado en la investigación de este fenómeno
es hasta aquí, a la formulación de su extrañeza.
Y aun conociendo bien el cauce que sale de la duda,
su rumbo recto e instantáneo;
tengo valor tan solo
para trazar mis círculos.

martes, 3 de febrero de 2009

el Amor, yo...



Lo ignoro todo en relación a mis mareas pesimistas,
pero existen.
Como los ires y venires selenitas de las mujeres,
como el romanticismo útil,
como la lluvia que cae en el suelo de los antípodas.
Conozco en cambio a la perfección
miles de objetos inexistentes que utilizo y me utilizan;
años bisiestos,
semanas de siete días,
la Física, la Matemática,
el optimismo,
mi propia muerte,
el Amor, yo...